El Cuerpo de Bomberos capitalinos exhortó a la población a tener cuidado con el monóxido de carbono generado por fogatas, braceros, estufas o motores de automóviles usados para calentar viviendas en esta temporada de frío.

El monóxido de carbono se considera altamente tóxico y puede ocasionar la muerte sin que las personas se percaten de su presencia, pues es incoloro, inodoro e insaboro.

Asimismo, se informó que hasta este miércoles no se habían registrado incidentes por intoxicación a raíz de estas causas.

Raúl Esquivel, director de los Bomberos, indicó que es importante que la población revise también las instalaciones de gas, principalmente mangueras, ya que con las bajas temperaturas llegan a congelarse y romperse provocando fugas.