En el marco de la instalación del Sistema Nacional de Búsqueda, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, reconoce que 40 mil personas desaparecidas en el país, es la “herencia más dolorosa” que recibió su Administración de los pasados gobiernos neoliberales.

“Es muy triste, muy doloroso este tema, este asunto de desaparecidos, y del sufrimiento de los familiares. Es la herencia más triste, dolorosa, que recibimos al llegar a este nuevo gobierno”, destacó López Obrador”. 

Ante familiares de personas desaparecidas, gobernadores y funcionarios federales, el Jefe del Ejecutivo, se comprometió a dedicar todos los recursos necesarios para la ubicación de desparecidos e identificación de 26 mil cuerpos, al tiempo que llamo a mandatarios estatales a comprometerse para que en septiembre próximo todos los estados tenga su propia comisión de búsqueda. 

El primer mandatario adelantó que en tres meses, se volvería a reunir con los involucrados en el tema, para evaluar la actuación de las instituciones gubernamentales y conocer la opinión de los afectados.