Dado que más de 95 por ciento de los niños superdotados en México no son detectados a tiempo para brindarles una educación especial y desarrollar sus habilidades, se espera que con la inauguración de las instalaciones del Centro de Atención al Talento (CEDAT) puedan pasar de más de 8 mil 700 menores a 10 mil para 2020.

En conferencia de prensa, Andrew Almazán Anaya, director de Investigación y Psicología del CEAT, explicó que “el mayor problema es la incertidumbre el que un niño le digan que tiene TDH, Asperguer o autismo, ahí es el primer problema, primero es el diagnóstico, el segundo paso es atenderlos, tenemos una población activa de 350 niños  y estas instalaciones nos va a permitir triplicar la capacidad y esperamos ir quizá por casos que por falta de espacio no podíamos atender”.

Este centro contará con programas de prácticas profesionales reales de economía, medicina, periodismo, literatura así como talleres de historietas gráficas y animación digital.