En Holanda, el Senado dio “luz verde” a la polémica ley que convierte automáticamente a todos los ciudadanos en donantes de órganos.

De esta forma, los ciudadanos que no expresen su rechazo en vida a donar sus órganos y envíen dos cartas de aviso para que aclaren su posición, serán registrados en el sistema bajo la etiqueta de “no objeción”.

La nueva Ley de Donantes fue aprobada con 38 votos a favor y 36 en contra. Las nuevas reglas podrían entrar en vigor el 1 de julio de 2020, acompañadas de una campaña que explique al ciudadano los cambios.

Los familiares podrían oponerse a la donación de órganos, a pesar de que el fallecido haya dado su permiso para ser donante.

Cabe señalar que en Holanda, alrededor de 150 personas mueren cada año mientras están en lista de espera para un hígado o un riñón.