Foto: Guy Erwood- stock.adobe.com

Ser pobre es muy caro en México, así lo señala la consultora The Competitive Intelligence Unit, al detallar que los hogares con menores ingresos y que consumen servicios de comunicaciones móviles pagan precios considerablemente más altos.

En un análisis, destaca que mientras que los hogares con menor poder adquisitivo destinan hasta 235 pesos trimestrales de sus ingresos al pago de internet, es decir, un 3.5 por ciento de su ingreso corriente; el decil más alto destina mil 520 pesos, lo que en “términos relativos representa solo el 0.9 por ciento”.

Afirma que pese a las cifras, México registra la mayor disminución en precios, al ser el único país con reducción en todos los servicios y canastas, ya que desde la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones en banda ancha fija cayeron en un 27.7 por ciento y el de telefonía móvil un 64.7 por ciento.

Además de que mientras en el año 2009 había una penetración de 67.7 por ciento y 35.9 millones marginados digitales, en el 2019 la relación es de 94.3 por ciento o 6.6 millones.

En el 2009 la penetración de la banda ancha móvil era de 1 por ciento, por lo que había 113.4 millones de marginados digitales, en el 2019 la relación es de 67 por ciento y 42.1 millones.