La humanidad debe evitar ser como las higueras que no dan fruto, se debe dar la oportunidad de realizar sus inquietudes y objetivos, salir de la cotidianidad, pero darse tiempo de ver la llama encendida de su corazón, porque ahí encontrarán la voz de Dios y la paz interior y no entregarse a individualismo estéril

“a fin de que no codiciemos cosas malas, como ellos lo hicieron, porque desde nuestro interior y nuestro corazón, donde aparece las tendencias de hacer el bien o el mal y nos necesitamos unos y otros para nuestras decisiones, siempre encontraremos dispuestas bien dispuestas a hacer el bien, pero también en nuestro medio, encontraremos personas dispuestas a hacer el mal, que nos inducirán a que realicemos el mal”

Fue el mensaje del Cardenal Carlos Aguiar Retes, durante la misa dominical en la Basílica de Guadalupe