La disposición de los objetos que utilizamos en nuestro día a día tienen el potencial de influir en las actividades que realizamos. Por eso es que cada vez se hacen más populares tendencias de organización y decoración con la meta de mejorar la calidad de vida de las personas que tengan a bien ponerlos en práctica.

Es cierto que cada quien según su personalidad influye en el ambiente donde se desenvuelve, pero también es cierto que podemos educarnos y entrenarnos a nosotros mismos para adoptar prácticas que sean beneficiosas tanto personal como profesionalmente. Se ha comprobado que la buena organización impacta positivamente sobre los niveles de estrés, disminuyéndolo.

Si tu sufres de esta condición debido al exceso de trabajo, lo acelerado que es tu nivel de vida, entre otros indicadores importantes, aprende en Gananci cómo quitar el estrés siguiendo estos pasos desarrollados por expertos en el tema.

Como mencionamos anteriormente, la buena organización es una variable que influye considerablemente en la manera en cómo nos desempeñamos. Por ejemplo, las personas que son organizadas con sus horarios y las actividades que deben realizar dentro de los tiempos, suelen rendir más que aquellas que no lo hacen.

Lo mismo ocurre con los espacios físicos de trabajo mejor organizados, ellos aportan las siguientes ventajas-entre otras-:

1.- Optimiza las condiciones de trabajo y la manera en cómo se sienten las personas en él. Siempre será más agradable trabajar en un lugar limpio y organizado que hacerlo en un sitio donde esas cualidades no son prioritarias.

2.- Trabajar en un lugar organizado hace que se reduzcan los gastos de tiempo y energía de parte de los involucrados.

3.- Da una mejor impresión a los clientes, proveedores y compañeros de trabajo acerca de la ética profesional.

4.- Trabajar en espacios ordenados disminuye el riesgo de accidentes laborales, lo que crea ambientes más seguros.

  1. Impulsa la calidad y el rendimiento de la producción

Quizá puedas pensar que no te afecta tanto trabajar en tu espacio desordenado -en caso de que lo tengas- porque ya conoces donde están cada una de las cosas aunque no lo parezca, pero haz el siguiente ejercicio de imaginación: te ofrecen trabajo en dos lugares diferentes a través de Internet. Ambos tienen el mismo paquete de beneficios laborales por lo que decides ir a cada lugar para ver personalmente las propuestas.

Al llegar al primer lugar te lo encuentras bien iluminado, con un olor agradable, espacioso, cada elemento en su lugar y bien limpio, luego, vas al siguiente lugar para conocerlo y es todo lo contrario al primero: papeles por todas partes, ruidos ensordecedores, manchas en las paredes y una especie de caos cerniéndose sobre el lugar.

Hay un 99% más de probabilidades que elijas el primer lugar porque te sentirías más seguro viéndolo desde afuera. Ese orden refleja un profesionalismo mucho mayor -aunque a veces las apariencias engañen.

Si te gustaría trabajar en un lugar de esta forma no tienes que esperar que ninguna empresa te contrate, puedes hacerlo desde casa o incluso, puedes adaptar tu propio puesto en el sitio donde ya te encuentras para que este te ayude en tu meta de ser más productivo con una menor cantidad de esfuerzo al hacer lo siguiente:

1.- Solo ten a la vista las cosas que sea totalmente imprescindibles. Esto te dará una mayor sensación de libertad, estética visual y además mayor espacio de maniobra para moverte mientras trabajas.

Quizá creas que tener todo a la mano sea más sencillo, pero si trabajas en un espacio pequeño como un escritorio o cubículo -por ejemplo- mientras más libre se encuentre este, será mucho más positivo para ti. Además, en caso de que tengas que pararte a buscar elementos que necesites estarás haciendo cierto ejercicio es que necesario para evitar el sedentarismo que tanto afecta al personal corporativo y de oficina.

2.- No acumules. Los regalos corporativos, de clientes y compañeros son excelente idea, pero eso no significa que debas tenerlos todos sobre el escritorio. Si para limpiar debes levantar demasiadas cosas, esto hará que lo evites al máximo.

3.- Haz una selección de los objetos que más uses y mantenlos en el mismo lugar siempre y a la mano. No dejes que la flojera te gane al momento de volverlos a situar porque después no sabrás donde los dejaste, lo que te hará desperdiciar tiempo.

4.- El mantenimiento es vital. Es preferible que evites desordenar a medida que estés haciendo tus actividades, a que hagas un desastre que pretendas limpiar más tarde. Visualmente, el desorden hace que los niveles de estrés en los trabajadores se incrementen.

En cambio, si a medida que trabajas mantienes presente la importancia de mantener todo limpio y ordenado, al terminar tus responsabilidades no tendrás una cantidad de trabajo extra de la cual encargarte.

5.- Ten elementos que te recuerden tus objetivos. Esto puede ser un pequeño espejo en tu ordenador para recordarte sonreír, consignas motivacionales, entre otros. Estas no tienen por qué sumar espacios, sino estar presentes en los elementos que ya utilizas. Mientras más agradable sea el lugar donde te desempeñas, mejor lo harás así que personalízalo dentro de lo posible con objetos, escritos u otras cosas que te agraden.

6.- Evita comer o realizar actividades que no tengan que ver con el trabajo en tu puesto específico de labores. Esto hará que no tengas el enfoque correcto en ninguna de las actividades. Utiliza tu puesto de trabajo exclusivamente para ello, así cuando estés en el mismo será más difícil que te disperses.

Si trabajas como freelancer elige un espacio de tu casa donde puedas poner en práctica todas las recomendaciones anteriores. En caso de que la misma no sea el mejor ejemplo de organización, aprende a ordenarla con estas recomendaciones de Gananci basadas en el método Konmari.

Por Edith Gómez | Editora en Gananci.com