Originarios de Puebla, Chiapas y otros estados, decenas de familiares se quedan afuera de hospitales en espera de informes de sus pacientes. Un ejemplo es el Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS.

“Yo tengo un paciente de dos años aquí en el hospital Siglo XXI de Pediatría. Lo operaron de su cabecita ya voy a hacer dos meses. Casita de campaña, me costó 409 y tantos pesos, luego a veces nos vienen a regalar, tortas, jugos, con jamón, nos hacemos unión. En pediatría, dos años mi nieto, lo operaron de su corazón, le cortaron una vena y se la volvieron a poner, se pone morado, desde que nació. De Chiapas, Tapachula, apenas llegamos el lunes, en casitas de campaña con cartón y unas colchonetitas que nos prestaron”.