En el Instituto Politécnico Nacional hay una propuesta para sacudirte las fotomultas de la Ciudad de México.

Dos jóvenes egresados de esa casa de estudios, construyeron un dispositivo que se llama “Sin Multas” y con el que, en efecto, se pueden evitar las fotomultas sin faltar a la legalidad o sin intentar burlar los reglamentos.

Su diseño consta de dos pequeñas computadoras: en una de ellas se precarga la información de la ciudad o ciudades, donde se circule y la otra va conectada al automóvil, con la información del GPS. La computadora sabe cuáles son los límites de velocidad de cada calle o avenida, y con base en ello envía una señal al automóvil para regular la velocidad, de manera que no se sobrepasan los límites y no hay manera legal de que se finquen fotomultas.

La propuesta la trabajaron durante dos años Francisco Islas Alejos, y Karen Denis García Domínguez. Ambos son de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica por el Instituto Politécnico Nacional.

Su objetivo era dar a las empresas con flotillas de automóviles esta herramienta con la que se ahorrarían miles de pesos en el pago de infracciones, pero su diseño ha resultado interesante incluso para que busquen patentarlo.

Si alguna persona en éste momento quisiera instalar este dispositivo en su auto, requeriría un modelo 1994 o más reciente y 3 mil pesos para pagar instalación, equipo y mano de obra.