El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, opinó que el presunto espionaje a activistas o a los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), encargados del caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, es un asunto absolutamente inaceptable y que no cabe en una democracia.

“El espionaje, en términos que no correspondan estrictamente a la ley es algo absolutamente inaceptable, algo que no cabe en una democracia y en una sociedad libre”, sentenció el funcionario.

Entrevistado previo a su reunión con el congresista demócrata Henry Cuellar en Washington, Estados Unidos, el canciller mexicano reiteró que la institución estará muy atenta a las indicaciones que hagan las áreas competentes del Gobierno mexicano al respecto.

“Yo insisto, la Secretaría de Relaciones Exteriores estará atenta a las determinaciones que tomen las áreas competentes del Gobierno. Son las áreas a las que les compete por un lado la impartición de justicia y por otro lado también el uso de estas tecnologías”, concluyó el jefe de la diplomacia mexicana.

Con información de Antonio Aranda Reportero.