La Fiscalía General del Estado de Sinaloa confirmó la muerte de la niña Dayana Esmeralda Fierro Zazueta, de sólo 6 años, quien fue reportada como desaparecida el pasado 6 de junio en la sindicatura de San Pedro, en el municipio de Navolato.

En conferencia, el fiscal Juan José Ríos Estavillo, informó que el 23 de octubre pasado, una llamada anónima alertó sobre el hallazgo de restos óseos en una zona de cultivos agrícolas en el Ejido de Mulas, ubicado también en Navolato.

Detalló que personal ministerial y pericial recogió los restos que, por sus características, correspondían a los de una persona de corta edad, los cuales fueron sometidos a exámenes de genética forense y al compararlos con los tejidos aportados por la madre de la menor, se pudo confirmar que efectivamente se trata de Dayana Esmeralda.

El fiscal mencionó que por las evidencias y estudios realizados en el terreno, se determinó que la pequeña fue asesinada en otro lugar y que sus restos fueron dejados de manera intencional en el sitio del hallazgo, para ser descubiertos.

La certificación de los estudios también permitió establecer que la víctima fue asesinada en una zona cercana a su hogar, motivo por el cual tienen abiertas varias líneas de investigación.

El funcionario precisó que la desaparición de la niña ocurrió en medio de un escenario de confusión, cuando existía incertidumbre por una falsa campaña en redes sociales que alertaba sobre el robo masivo de niños en Sinaloa; no obstante, para descartar que la menor fuera extraída de territorio sinaloense, se solicitó la colaboración de las fiscalías de Jalisco, Michoacán y Oaxaca.

Juan José Ríos Estavillo informó que la dependencia a su cargo abrió una nueva carpeta de investigación, ahora por el delito de feminicidio, que se suma a la que se inició por privación ilegal de la libertad.

El día de su desaparición, la menor, que cursaba el preescolar, no quiso ir a la escuela, por lo que su madre, Alma Damila, le encendió la televisión para que se entretuviera; no obstante, la pequeña tomó dinero que había en una mesa y, sin permiso, salió para comprar dulces en una tienda cercana a su domicilio, ubicado en la colonia Aguacates.

En su momento, testigos relataron que Dayana Esmeralda fue raptada por un hombre que aparentemente revisaba la llanta de su camioneta, una unidad vieja sin placas de la marca Chevrolet.

Detallaron que la víctima, quien vivía con su madre, padrastro y abuelos, fue interceptada en cuestión de segundos por su raptor cuando salió del establecimiento, le tapó la boca, la subió a la fuerza a su vehículo y partió con rumbo desconocido sin que nadie pudiera detenerlo. Tampoco pudieron distinguir su rostro, ya que llevaba una gorra puesta y siempre mantuvo la cabeza agachada.

Vecinos que detectaron lo que estaba pasando, intentaron infructuosamente alcanzarlo, por lo que acudieron a dar aviso a la madre, quien salió de inmediato para solo ver regados en el suelo, las golosinas que su hija había comprado.

La mujer dio aviso a las autoridades, que activaron la Alerta Amber.

Ante la angustia por no saber nada de su pequeña, Alma Damila, junto con vecinos de la sindicatura de San Pedro, bloquearon la mañana del 8 de junio pasado, la carretera Culiacán-Navolato, así como la mayoría de las entradas a esa comunidad, para exigir la aparición de la menor.

De igual forma, el 15 de junio, familiares, padres de los compañeros del jardín de niños al que asistía la pequeña y la organización Voces Unidas por la Vida marcharon hacia el Palacio de Gobierno, donde exigieron el apoyo del gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, para lograr su localización.

Cabe destacar que el pasado 3 de julio, Dayana Esmeralda cumplió 6 años de edad, lejos de su familia, la cual no tuvo nada que festejar.