La Secretaría General de la Cámara de Diputados lamentó que dos camarógrafos y un fotógrafo fueran retenidos contra su voluntad durante más de 40 minutos al interior de una oficina, por trabajadores del PRD en la Cámara de Diputados, además aseguró que realizó una “rápida investigación” de lo acontecido.

Destacó que los periodistas o sus medios de comunicación están en su derecho de proceder a las denuncias correspondientes.
 
Finalmente, consideró lamentable “todo acto que intente impedir, inhibir y reprimir la libertad de expresión”, ya que los periodistas afectados fueron amedrentados y obligados a borrar las imágenes de la mudanza que realizan trabajadores del grupo parlamentario del PRD, de las oficinas que ocuparon durante la LXIII Legislatura.