Foto: MinervaStudio – stock.adobe.com

El olor a nuevo en un auto puede ser considerado como delicioso o satisfactorio, por el esfuerzo que representa adquirir un vehículo, pero la mala noticia es que puede dañar la salud.

De acuerdo con los expertos en problemas ambientales de RTK Environmental Group, el aroma a nuevo del auto está conformado por compuestos orgánicos volátiles (COV), que son liberados por los materiales que componen la unidad.

Entre estos materiales están poliuretano, además de varias pinturas, plásticos y selladores.

Con el tiempo se evapora el olor, pero al inicio resulta dañino, ya que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, indica que las concentraciones de COV son hasta 10 veces más altas en interiores que en exteriores, lo que aumenta su potencia.

Dichos compuestos pueden tener efectos adversos en la salud a corto y largo plazo. Los especialistas aseguran que hay muchos COV que causan cáncer, mientras que la mayoría produce síntomas respiratorios, dolores de cabeza, articulares y musculares, dependiendo de la persona.

Destacan que aunque con el tiempo dejes de olerlos, en días muy calientes la liberación puede volver a ocurrir, poniéndote nuevamente en riesgo de inhalarlos.