En el último año se registraron numerosas acusaciones contra hombres poderosos y acosadores que hostigaron y agredieron a mujeres en el ámbito laboral.

Así lo aseguró la Organización Internacional del Trabajo, al detallar que el acoso sexual genera efectos adversos en la trayectoria profesional de las mujeres y que las denuncias se registraron en sectores industriales tan dispares como el cinematográfico, el político, el periodístico o el tecnológico.

La organización alertó que el acoso sexual provoca ansiedad, perjuicios y sufrimiento y, en situaciones extremas, asesinatos o suicidios.

Además de pérdidas de miles de millones de dólares a las empresas como consecuencia de ausentismo, costos de reemplazo de personal y reducción del nivel de productividad.