Estados Unidos decidió atacar a Siria.

Así lo informó el presidente norteamericano Donald Trump, al detallar que la acción se realizó en conjunto con Reino Unido y Francia, en represalia por la utilización de armas químicas.

Dijo que se bombardearán puntos estratégicos, ya que se llevarán a cabo “ataques de precisión” contra las “capacidades de armamento químico”.

Trump culpó al gobierno sirio de un mortal ataque con armas químicas este mes y criticó a Rusia por no frenar a su aliado, el presidente Bashar al-Assad.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, confirmó que Reino Unido participa junto a Estados Unidos y Francia en ataques de precisión “limitados” contra Siria, en respuesta al uso de armas químicas por parte del régimen de ese país.