El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa Melania asistirán a los funerales de Estado que se celebrarán la próxima semana en honor al ex mandatario George W. H. Bush.

Así lo informó la Casa Blanca al detallar que el cuerpo del ex presidente, quien falleció la noche del viernes en Houston, será transportado el próximo lunes a Washington a bordo del avión presidencial Fuerza Aérea Uno.

Trump decretará además el próximo miércoles como Día Nacional de Duelo, para honrar la memoria del cuadragésimo primer presidente de Estados Unidos.

Tras su llegada a la capital, el cuerpo de Bush será trasladado al Capitolio, donde permanecerá en la rotonda expuesto al público hasta la mañana del miércoles, cuando será trasladado a la Catedral Nacional para la celebración de un servicio funerario religioso.

Al término de esa ceremonia, el cuerpo será transportado en avión de regreso a Houston, Texas, donde será llevado a la Iglesia Episcopal San Martin para otro servicio religioso con familiares y amigos.

Posteriormente, será trasladado hasta la comunidad de College Station, a la Universidad de Texas A&M, donde se encuentra la biblioteca presidencial que lleva su nombre. Bush será enterrado en ese sitio junto a su esposa Barbara, quien falleció en abril pasado a los 92 años de edad.