Ante la designación de José Ramón Amieva Gálvez como Jefe de Gobierno capitalino, la organización Damnificados Unidos de la Ciudad de México reitera su exigencia de que termine lo que llaman un secuestro en que está el proceso de reconstrucción de los inmuebles afectados por los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre de 2017.

Y es que aseguran que las acciones del anterior Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, fueron insuficientes para atender la situación de emergencia, toda vez que dicen, prefirió dedicarse a tareas electorales para asegurar su futuro político a enfrentar la crisis.

Por ello a través de un comunicado solicitan al nuevo mandatario capitalino no subestimar a las organizaciones de damnificados y tener la apertura para reunirse con ellos para responder a las demandas de miles de familias, así como a garantizar un proceso digno de reconstrucción con cargo a fondos públicos, que no transite por la vía de los créditos o la redensificación.