La Fiscalía General de Jalisco confirmó la muerte de los tres estudiantes de cine desaparecidos desde el pasado 19 de marzo.

Informó que tras practicar exámenes genéticos a los restos humanos localizados en un predio de la colonia Rancho de la Cruz en el municipio de Tonalá, es posible asegurar que los cuerpos de los jóvenes fueron diluidos en ácido por miembros del crimen organizado.

Las autoridades explicaron que los estudiantes estuvieron realizando tareas en una casa de seguridad del Cartel Nueva Plaza, grupo antagónico al Cartel Jalisco Nueva Generación, sin tener conocimiento de este hecho.

El pasado 19 de febrero los muchachos fueron privados de su libertad en Tonalá, por sujetos armados que se identificaron como elementos de Fiscalía. Fueron llevados a una segunda casa de seguridad donde los criminales realizaban torturas e interrogatorios, ahí golpearon tanto a uno de los muchachos que murió y como resultado mataron a los otros dos. Posteriormente, los llevaron a una tercera casa donde en bidones y químicos disolvían cadáveres.

Por el caso hay dos detenidos y cuatro órdenes de aprehensión por cumplimentar.