A pesar de que durante esta temporada invernal se registró un incremento de las infecciones respiratorias, también se presentó una disminución del 45 por ciento en los casos de influenza, con 7 fallecimientos, aseguró el secretario de salud capitalino, Armando Ahued.

“Lamentablemente han fallecido siete personas que no se vacunaron y que estaban enfermos y otras cosas como Epoc, fumadores, con cáncer.”

Y aunque la temporada de influenza está por concluir, no hay que bajar la guardia. Pues explicó que con el calor llegan otros padecimientos como diarreas, gastroenteritis. Por ello, llamó a la ciudadanía a extremar precauciones.

“Que no coman en la calle, que no consuman las aguas frescas que se venden, ni alimentos que se procesan en la calle. Los lácteos, la carne, el queso, el jamón todo se descomponen muy rápido.”

Por último insistió en la necesidad de que, ante cualquier síntoma, acudan a un centro de salud y eviten automedicarse.