El pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen de revocación de mandato y consulta popular en lo general con 328 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones; y en lo particular, con el que se abre la puerta a la revocación del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador a la mitad de su administración.

Las voces en contra del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano denunciaron que se trata de una simulación y una antesala a la reelección: “lo que propone el dictamen no es un mecanismo de revocación sino de ratificación de mandato/hoy Morena construye la antesala de la reelección”.

En defensa del dictamen Tatiana Cloutier afirmó: “mediante este dictamen estamos ampliando los derechos políticos de los mexicanos y no estamos hablando de releección como lo quiere hacer creer el PRI y el PAN”

En los artículos reservados la oposición busca que la revocación de mandato no coincida con ningún proceso de electoral.

Es así como la aplanadora de Morena con el argumento reiterado que el pueblo pone, y el pueblo quita, aprobó la reforma a la Constitución Política que establece el derecho y la obligación de los ciudadanos de votar en los procesos de revocación de mandato del Presidente de la República.

Y reducir el porcentaje del número de electores requerido para que éstos puedan solicitar al Congreso de la Unión la realización de consultas populares sobre temas de trascendencia nacional.