- Publicidad -

Alerta la UNAM por los daños a la salud que puede ocasionar el oxígeno industrial

Carlos Rius Alonso, académico de la Facultad de Química de la UNAM informó sobre la insuficiente infraestructura en la cadena de distribución de oxígeno medicinal, pues había carencia de tanques y el llenado de estos

Y es que ante la carencia de los tanques de oxígeno medicinal durante la pandemia hay quienes han optado por hacer uso del industrial, pero no es lo mismo.

De acuerdo al especialista, el oxígeno industrial con fines médicos quizá ayudaría a resolver el problema de manera momentánea, pero si su empleo es frecuente podría traer efectos secundarios como irritación pulmonar.

El oxígeno de uso médico e industrial, detalló, se obtiene del aire de la atmósfera, pero para conseguirlo y almacenarlo en tanques pasa por varios procesos, los cuales consisten en comprimirlo, filtrarlo y enfriarlo; en esta etapa se hace la separación entre el oxígeno y el nitrógeno.

La diferencia entre el oxígeno empleado para uso medicinal e industrial es que el primero debe estar prefiltrado, a fin de evitar bacterias y que esté libre de cualquier otro tipo de gas, pues en la atmósfera se pueden encontrar contaminantes como monóxido de carbono, dióxido de carbono, vapor de agua e hidrocarburos, manifestó.

En México hay dos compañías que producen la mayor parte del oxígeno que se distribuye en el país; sin embargo, la infraestructura para generarlo es insuficiente, toda vez que requiere equipos específicos, criogénicos, los cuales no se fabrican en cantidades masivas; asimismo, los tanques utilizados para almacenarlo deben cumplir estrictas especificaciones por la alta presión que deben tener.

Ante esta situación, el experto consideró que una de las alternativas son los generadores de oxígeno, dependiendo del modelo pueden producir de uno a cinco litros por minuto. A una persona con problemas para respirar o con efectos de la COVID-19 le son más que suficientes dos litros por minuto; en casos graves, se requieren tres o cuatro litros de oxígeno, es decir, solo necesitan un oxigenador.

Estos equipos utilizan un sistema sofisticado de funcionamiento y pueden estar trabajando día y noche sin ningún problema. El inconveniente es que no se fabrican en México, son importados y su precio ha subido en forma extraordinaria.

- Publicidad -

No te Pierdas:

- Publicidad -
error: Lo sentimos, El contenido de este sitio se encuentra protegido.