El Banco de México determinó por unanimidad mantener sin cambio su Tasa de Interés Interbancaria en 7.50 por ciento, sin embargo advirtió de riesgos que pueden impactar en los niveles de inflación, mientras que la economía mexicana enfrenta factores de riesgo considerables, por lo que el balance de riesgos
para el crecimiento continúa sesgado a la baja.

En su reporte de este jueves, el banco central, destaca que la disminución de la inflación registrada en los primeros tres meses de 2018 ha sido congruente con su previsión, pero este escenario está sujeto a riesgos, como una depreciación de la moneda nacional , en respuesta, una evolución desfavorable del proceso de negociación del TLCAN, así como de la volatilidad generada por el proceso electoral.

Ante este escenario, la Junta de Gobierno da seguimiento cercano a la evolución de la inflación.