Con 329 votos a favor y 302 en contra, el Parlamento británico votó por tomar el control sobre cualquier opción para el retiro de la Unión Europea (UE), que podría incluir un “Brexit más suave” y otro referendo, lo que representa otro golpe para la primera ministra Theresa May.

La jefa de gobierno ofreció a los parlamentarios una serie de votos sobre las alternativas al Brexit, organizados por el gobierno, para evitar que la Cámara de los Comunes tomaran el control de la agenda.

Los parlamentarios ahora votarán para solicitar a la UE otra extensión de Brexit, si para el 5 de abril aún no hay acuerdo, luego que la falta de compromiso sobre los términos de la salida británica del bloque hiciera inviable cumplir el plazo original que vencía el 29 de marzo.

Los líderes de la Unión Europea han concedido al Reino Unido una prórroga al Brexit hasta el 22 de mayo, si el acuerdo negociado por May se aprueba esta semana.

Sin el respaldo del Parlamento, la cuestión debe regresar a Bruselas antes del 12 de abril para establecer un plan alternativo.