América latina cuanta con más de 826 pueblos indígenas lo que representa 45 millones de personas, estos grupos étnicos históricamente enfrentan la discriminación estructural en comparación con las poblaciones no indígenas lo que se refleja en sus bajos niveles económicos, poco acceso a los servicios de salud, desnutrición, altas tasas de mortalidad infantil, analfabetismo y poca representación política.

Para combatir estos problemas y avanzar en la erradicación del hambre y la malnutrición la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) organizó el Primer Foro de Alto Nivel: Empoderar a las Mujeres Indígenas para Erradicar el Hambre y la Mal nutrición en América latina.

Durante dos días 150 representantes de las mujeres indígenas de la región dialogarán sobre las estrategias más adecuadas para fortalecer su posición en la toma de decisiones en sus comunidades.

Los debates se enfocarán a intercambiar experiencias y proponer políticas públicas con un enfoque de derechos que promuévanla igualdad y equidad de género para cerrar la brecha de pobreza y discriminación hacia las mujeres.

Guadalupe Martínez, coordinadora de la Alianza de mujeres indígenas de Centro América y México destacó la importancia de la participación de la mujer en la elaboración de las políticas públicas en su favor.

“Las mujeres indígenas somos un agente de cambio y de transformación en los sistemas alimentarios de los pueblos indígenas y este foro también es una oportunidad para que las políticas públicas sean construidas con la participación de las mujeres indígenas lo que hablaría de una democracia real”, señalo Martínez.

Durante las diferentes mesas de trabajo también se intercambiarán experiencias sobre el combate al hambre y la malnutrición por medio de estrategias de producción alimentaria con una visón de respeto a la biodiversidad, conservación dela riqueza de los sistemas alimentarios indígenas y el acceso a créditos e insumos productivos.