Agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), detectaron a una familia guatemalteca lanzando desde lo alto del muro fronterizo a tres niños, de los cuales uno resultó lesionado.

Los hechos ocurrieron cerca del puerto de entrada San Luis, la mañana del lunes 3 de diciembre, cuando los operadores de las cámaras de seguridad que se encuentran en la línea divisoria entre San Luis Río Colorado, Sonora, y Yuma, Arizona, detectaron a seis personas que cruzaban por el muro, incluyendo a los menores de 2, 7 y 10 años de edad.

El muro es de 5.4 metros de altura y lo impactante fue ver como los adultos lanzaban a los menores, uno de ellos incluso resultó lastimado de la cara.

Los migrantes se rindieron al ser descubiertos por los agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos que llegaron al lugar.