Amigos y familiares de las víctimas de la masacre ocurrida en una escuela de Brasil, asistieron a un funeral colectivo en la localidad de Suzano, cercana a la ciudad de Sao Paulo, mientras las autoridades investigan a un tercer sospechoso.

Los funerales de seis de las víctimas fatales se llevaron a cabo en el gimnasio municipal Arena Suzanno, cercano a la escuela Profesor Raul Brasil, donde dos jóvenes atacaron a los alumnos con ballestas, hachas y armas, dejando un saldo de ocho muertos y decenas de heridos.

El ayuntamiento de Suzano declaró tres días de luto, así como la suspensión de las clases en todas las escuelas municipales y estatales en memoria a las víctimas.

Mientras que los responsables de la masacre, Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, y Luiz Henrique de Castro, de 25, quienes eran exalumnos de la escuela y se suicidaron en el lugar de los hechos, no formaron parte de la ceremonia conjunta.