En respuesta a la petición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el gobernador de California, Jerry Brown, acordó desplegar 400 elementos de la Guardia Nacional, sin embargo precisó que ninguno de ellos se encargará de cuestiones migratorias.

“Seamos claros en el objetivo de esta misión”, escribió Brown en una carta dirigida al Gobierno de Trump. “Esta no será una misión para construir un nuevo muro. No será una misión para capturar a mujeres o a niños, o para detener a personas que escapan de la violencia y buscan una mejor vida”, así lo expresó el gobernador de California en una carta enviada a la Secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Kirstjen Nielsen.

Asimismo, Jerry Brown, informó que los miembros de la Guardia de California estarán desplegados en la frontera, así como en la costa y en otros lugares del estado.

Esto con el fin de que se unan a un programa vigente para luchar contra el narcotráfico transnacional, el cotnrabando de armas de guego y la trata de personas.