Los dirigentes del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y del Banco Mundial, David Malpass, afirman estar listos para apoyar a Venezuela, pero lo harán hasta que la comunidad internacional determine a qué gobierno reconoce en el país sudamericano.

Lagarde y Malpass expresaron su preocupación por la crisis humanitaria que se vive en Venezuela, pero ambos coincidieron que antes se debe tomar una decisión sobre quién gobierna legítimamente al país sudamericano.

Al ser consultada sobre si el FMI reconocerá al autoproclamado “presidente encargado” Juan Guaidó, Lagarde dijo que el Fondo actuará según lo que decidan sus Estados miembros.

Por su parte, Malpass señaló que la cuestión del reconocimiento de Guaidó o Nicolás Maduro como presidente venezolano no es decidida por el organismo multilateral sino por sus accionistas.