Foto: Notimex - Francisco Estrada

Hoy se cumple un mes del secuestro de Norberto Ronquillo Hernández, estudiante de la Universidad del Pedregal. La última vez que se le vio fue alrededor de las 9 de la noche del pasado 4 de junio, cuando abandonó a bordo de su automóvil, las instalaciones de la institución donde estudiaba.

Horas más tarde, su tíos, con quienes vivía aquí en la Ciudad de México, recibieron una llamada para exigir un rescate de cinco millones de pesos. Tras conocer la noticia, sus padres se trasladaron de Chihuahua, de donde son originarios, a la capital del país para estar al tanto del caso de su hijo.

No pagaron los cinco millones de pesos, pero sí un rescate de 500 mil pesos. Sin embargo, seis días más tarde, el 10 de junio pasado, el cuerpo del joven de 22 años fue localizado en una zona de difícil acceso en la alcaldía Xochimilco.

El pasado 19 de junio, la familia de Norberto criticó la falta de capacitación y respuesta inmediata de las autoridades de la Ciudad de México para resolver el secuestro y homicidio del joven estudiante.

Perla Yadira Escalante, abogada de la familia, denunció que los últimos acontecimientos evidencian la falta de respuesta inmediata y capacitación de las autoridades de la Ciudad de México en materia de procuración, impartición de justicia y resguardo de evidencias.

También acusaron que las autoridades están desesperadas más por “cuadrar” y no por investigar a fondo el caso”.

Comentarios: