La identidad étnica en la Ciudad de México sigue siendo sinónimo de exclusión y desigualdad, advirtió la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Nashieli Ramírez.

“Esta situación tiene origen en la estigmatización histórica que este sector ha sufrido y que se ha convertido en una discriminación estructural.”

Por ello, durante una reunión con la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, aseguró que la Ciudad debe contar con un ordenamiento local sobre los derechos de estos pueblos, toda vez que aunque la Carta Magna de la capital reconoce a los pueblos originarios y comunidades indígenas, algunas de las acciones de inconstitucionalidad presentadas en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, son relativas los derechos de esta población.

Cabe destacar que prueba de la discriminación que sufren estás comunidades es que de enero de 2013 a octubre de 2017, la comisión capitalina ha recibido un total de 230 quejas por violación a los derechos de estos grupos.