Beber alcohol, fumar, tener estrés, consumir analgésicos no esteroideos y padecer infecciones por la bacteria Helicobacter Pylori, representan factores de riesgo para desarrollar úlcera péptica, enfermedad que se ubica entre las primeras causas de demanda de consulta en el Instituto Mexicano del Seguro Social

Las personas con este padecimiento crónico del tubo digestivo, son atendidas por médicos familiares en el Primer Nivel de Atención, capacitados para diagnosticar la enfermedad con exploración física, historia clínica y estudios de laboratorio, además de prescribir tratamiento para controlar síntomas como dolor, acidez y principalmente ardor.

Especialistas del IMSS explicaron que la enfermedad ácido péptica, se identifica con la presencia de una llaga en el estómago o el duodeno, primera parte del intestino delgado. La población entre 20 y 60 años es la más afectada por úlcera péptica. En el Seguro Social son atendidas por este padecimiento más de 570 mil personas cada año, tanto en consulta de medicina familiar como en especialidades.

El control de estos pacientes, se realiza con citas subsecuentes en las que se valorar su mejoría, pero en caso de síntomas más intensos o hemorragia del tubo digestivo, se envían a hospital general de zona o regional para realizarles estudios de endoscopia para descartar la sospecha de cáncer.

El paciente que presenta síntomas debe acudir con su médico para recibir atención oportuna, a fin de evitar que se destruya la mucosa intestinal, gástrica o duodenal y otras complicaciones como hemorragia del tubo digestivo, que demanda atención de urgencia y hospitalización.

El organismo tiene un mecanismo de defensa que regulan las células, el epitelio de la mucosa gástrica, intestinal o duodenal cuando hay excesiva secreción de ácido clorhídrico en el estómago, pero cuando hay desequilibrio puede haber tumoración benigna o maligna.