Las series se han convertido en uno de los principales atractivos de la televisión de paga o por streaming, millones de personas pagan por no perderse el contenido de su preferencia, pero millones más prefieren buscar métodos “alternativos” para ver este contenido, lo cual es aprovechado por los ciberdelincuentes.

En la actualidad la última temporada de Game Of Thrones ha sido el gancho perfecto para la instalación de malware, el buscar los capítulos después de su lanzamiento, desató hasta 3 mil ataques por día, el principal objetivo es obtener datos bancarios o en su defecto secuestrar los equipos de manera virtual para pedir un rescate.

Para evitar ser víctima de estafadores, es necesario evitar los sitios web cuestionables, no dar datos sensibles, tener contraseñas diferentes para cada página web o tipo de contenido y nunca desinstalar el antivirus o desactivar el firewall.