En nuestro país, hay un dicho: Debo no niego, pago no tengo…Que significa que tenemos una deuda, con alguna persona o con un banco y no tenemos dinero para liquidarla.

Sin embargo, de esta situación se aprovechan los despachos de cobranza que son contratados por bancos, como intermediarios para cobrar la deuda, los cuales recurren en ocasiones a prácticas abusivas, desleales y engañosas para cobrar.

Al respecto las personas se quejan de los malos tratos por parte de estos cobradores de deudas.

Ante esto la CONDUSEF cuenta con el servicio de Registro de Despacho de Cobranza, el REDECO, con el cual podrás presentar una queja en contra de las entidades financieras que no respeten tus derechos.