Foto: MiguelAguirre – stock.adobe.com

A seis años de prisión, fue condenado George Pell, cardenal australiano, el número tres del Vaticano y quien se desempeñara como jefe de finanzas y asesor del Papa Francisco.

Sin posibilidad de libertad condicional por tres años y ocho meses, Pell fue encontrado culpable de abusar sexualmente de dos niños en 1996.

El cardenal fue declarado culpable de cinco cargos en diciembre pasado, lo que lo convirtió en el funcionario católico más importante, y el primer obispo, en ser declarado culpable en un tribunal penal, por abusar sexualmente de menores.

Pell se encuentra en una celda contra suicidios y se prevé que pase casi todo el día en confinamiento solitario para evitar que sea blanco de otros reos.