La Secretaría de Marina (Semar) aceptó una recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por los hechos en los que murió una familia que se encontró en un fuego cruzado como resultado de una emboscada a elementos navales en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en marzo de 2018.

Para atender la recomendación, que se originó por la agresión a civiles y la muerte de una mujer y sus dos hijas durante el enfrentamiento, la institución naval indicó que se han realizado seis acciones para reparar el daño a las víctimas sobrevivientes, y evitar que ocurran hechos similares que pongan en riesgo la integridad personal y jurídica de la población.

Con el fin de reparar el derecho a un proyecto de vida de las menores sobrevivientes se abrieron tres Fideicomisos para sufragar gastos de educación hasta que cumplan 23 años de edad, concluyan sus estudios superiores y/o puedan iniciar un negocio u oficio con el fin de garantizar el derecho a un proyecto de vida y a la educación.

Asimismo, se lleva a cabo la reparación integral del daño en términos de la Ley General de Victimas y su inscripción al Registro Nacional de Victimas.