El Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, otorgó un amparo a Marco Antonio Sánchez, quien el 23 de enero de 2018, fue detenido por policías capitalinos y permaneció en calidad de desapareció por 5 días, localizándolo en el Estado de México.

Los magistrados determinaron que sí fue víctima de desaparición forzada y hubo omisión en investigar el caso, violando sus derechos, por lo cual el Estado debe velar por una reparación integral.

Señalaron que el joven y sus padres deben ser registrados en el programa de atención a víctimas. Además, se debe garantizar la capacitación del personal de la SSC y de la procuraduría capitalina en materia de derechos humanos, entre otras medidas.