De nueva cuenta un panteón de la Alcaldía de Azcapotzalco, fue es escenario de una toma clandestina de combustible, elementos de la Policía Federal, localizaron en una tumba un túnel que ocultaba la toma.

El descubrimiento de dio al interior del Panteón San Isidro, en las inmediaciones de la colonia Santa Lucia, el túnel que tenía ocho metros de largo por 60 cm de ancho y se conectaba al poliducto de Pemex, para la extracción ilegal de hidrocarburo.

La toma fue clausurada por personal de Pemex y se dio parte al Agente del Ministerio Público de la Federación, a fin realizar las acciones jurídicas competentes.