La corrupción es un problema muy serio que heredamos y que ha sido difícil parar ya que la hemos encontrado en muchas secretarías y contratos.

Así lo afirmó Alfonso Romo Garza, jefe de la oficina de la presidencia de la República, quien ante inversionistas, reconoció que debido a la psicosis que existe por corrupción no se ha podido parar.

Después ante medios de comunicación rechazó que el combate a la corrupción esté frenando el avance de la economía del país, por lo que pidió hablar bien de México.

El jefe de la oficina de la presidencia aseguró que siente a los extranjeros “muy optimistas” así como a los representantes del sector privado, ya que el gobierno actual no ha hecho nada en contra de la libertad de mercados, pero se debe recuperarla confianza y fortalecer el estado de derecho.