En la Central de Abasto los comerciantes piden que las autoridades capitalinas les den tiempo para sacar el producto que tienen almacenado.

Durante un recorrido en la Central de Abasto, en la Ciudad de México, se habló con comerciantes de productos desechables, como vasos, platos, cucharas y otros más que son de plástico o de unicel, y dijeron que está bien que se prohíba el uso de estos productos por la contaminación, pero ellos deben terminar al menos con lo que tienen en bodegas porque representa inversiones importantes y fuentes de empleo.

Una vez que está vigente la ley, disminuirán las ventas, aseguran, porque las personas dejarán de buscar estos productos.

En cuanto a sustituir esos productos, explicaron que los vasos, platos, cucharas y otras herramientas que son de unicel o plástico, no se sustituyen rápidamente porque los utensilios biodegradables son mucho más caros.