Organizaciones civiles, académicos e investigadores de México, Estados Unidos y Canadá exigen dar marcha atrás a la prohibición de etiquetados frontales de advertencia propuesta en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio.

Y es que de acuerdo con Alejandro Calvillo, director del Poder del Consumidor, el uso de los etiquetados frontales en alimentos es una medida fundamental para combatir enfermedades relacionadas con la alimentación.

“Estamos exigiendo que este acuerdo comercial no sea utilizado como un instrumento de las grandes corporaciones para bloquear las políticas de salud con el objetivo de proteger sus intereses comerciales.”

Por ello anunciaron que enviarán una carta abierta dirigida a los titulares y ministros de relaciones exteriores de los tres países en la que explican que la salud debe imperar por encima de cualquier interés económico o corporativo.