Ante la guerra comercial que vive Estados Unidos y China, nuestro país debe aprovechar para atraer a las empresas norteamericanas que se encuentran asentadas en el país asiático.

Así lo manifestó el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República Alfonso Romo, quien agregó que se busca que sean industrias con poco contenido norteamericano, lo que ayudaría a fortalecer la región de Norteamérica.

Entrevistado en el marco de los trabajos de la 71 Asamblea de la Cámara Nacional de la Industria del Acero ( Canacero),  el funcionario federal, agregó que nuestro país tiene que aumentar la Inversión Extranjera Directa de 29 a 30 mil millones de dólares y de 35 a 40 mil millones de  dólares por año.