Foto: Notimex

Las peleas entre hermanos tienen un impacto positivo en el desarrollo temprano de los niños.

Así lo asegura un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, en donde explica que contar con un hermano, conduce a la competencia por la atención y amor de los padres.

Detallan que aumenta la comprensión social y con ello la cantidad y calidad de las conversaciones sobre pensamientos y sentimientos entre padres e hijos.

El impacto positivo también alcanza a las mamás, ya que se comprobó que al desarrollar un diálogo constructivo con respecto a sentimientos y pensamientos, impulsaban el lazo afectivo con los niños.