Foto: Sabrina – stock.adobe.com

Una buena contraseña ayuda a guardar la privacidad de los datos al navegar en internet.

De acuerdo con la compañía de seguridad cibernética ESET, las peores contraseñas que se utilizan en el mundo son 123456, password, 123456789, 12345678, 12345, 111111, 1234567, sunshine, qwerty, iloveyou, princess, admin, welcome, 666666, abc123, football y 123123.

Otras malas contraseñas son monkey, 654321, !@#$%^&*, charlie, aa123456, donald, password1 qwerty123, las cuales son muy comunes entre los cibernautas y son muy vulnerables.

Cabe señalar que un estudio del Centro Nacional de Ciberseguridad del Reino Unido, reveló que la contraseña 123456 apareció en más de 23 millones de cuentas filtradas.

Para tener una contraseña que no sea tan vulnerable, se aconseja utilizar frases largas e incluir números, no volver a utilizar contraseñas viejas, crear una contraseña distinta para cada cuenta, cambiar las frases de contraseña periódicamente y utilizar un administrador de contraseñas confiable.