En la ciudad de Dongguan, al norte de Hong Kong, en China, una usuaria de la estación de ferrocarril, se negó a que su bolso pasara por una revisión y tomó una decisión drástica.

Los encargados de seguridad de la estación, comentaron que la mujer en un primer momento intentó abordar al transporte con el bolso sin haberlo pasado por el escáner, ya que tenía miedo de que le robaran su dinero.

Sin embargo, ante la petición de los empleados de pasar obligatoriamente el artículo por revisión mediante el escáner, la mujer se negó, tomando la decisión de subirse a la banda de equipaje y se dispuso a pasar también por los rayos X, a pesar de que estos pueden dañar la salud.