Las extintas huelgas de Cananea, Sombrerete y Taxco, que el 30 de julio cumplirían doce años y que dejaron a cientos de trabajadores en el desempleo, fueron utilizadas por Napoleón Gómez Urrutia para su beneficio personal, acusó Carlos Pavón Campos, Secretario General del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE.

El también diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional, alertó sobre un intento de Napo por reeditar esas huelgas, que en su momento ocasionaron graves pérdidas económicas para la economía del país y dejaron sin sustento durante poco más de dos lustros a cientos de familias.

Agregó que, en Sombrerete, una región zacatecana que depende casi exclusivamente de la minería, y en donde cientos de trabajadores, perfectamente reagrupados en otro sindicato, decidieron reabrir la mina, Napo ya interpuso un amparo para evitar la reapertura.

El también presidente de la Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos de México  no descartó que Napo intente otras artimañas en el caso de Cananea, a pesar de que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje declaró en 2010 terminadas las relaciones laborales entre Mexicana de Cananea y el sindicato de Napito, resolución que fue revalidada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El diputado del PRI lamentó que Napo siga utilizando las amenazas de huelga en momentos en que México necesita más que nunca la mano de inversores y la creación de empleos.