Luego de dos o tres años termina el encanto del enamoramiento.

Así lo explican psicólogos del Instituto Mexicano del Seguro Social, al detallar que dicho estado es un asunto biológico, debido a que intervienen las hormonas y los neurotransmisores.

De manera conjunta, hacen una explosión dentro de la persona y eso hace que todo lo racional se vuelva irracional a través del enamoramiento.

Los especialistas aseguran que primero se genera una atracción hacia la persona y que es meramente físico con las feromonas, posteriormente se pasa a la etapa de reconocimiento y se interactúa con la persona conociendo los gustos.

Posteriormente, llega la etapa del compromiso en que elaboran un proyecto juntos de pareja.

Los psicólogos indican que cuando surge una ruptura se da un síndrome de abstinencia que es la falta o carencia de amor, es decir, se genera un duelo y la recomendación es acudir a un psicólogo porque puede ser un proceso difícil.