La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca presentó ante la Corte Penal Internacional de La Haya, Holanda, una denuncia por posibles crímenes de lesa humanidad cometidos durante la represión contra la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), hechos ocurridos entre 2006 y 2007.

En el documento se señala como responsables a los ex presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, así como al ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz.

También expone graves violaciones a los derechos humanos documentado por la Comisión de la Verdad de Oaxaca, que incluye 30 ejecuciones extrajudiciales, 311 detenciones arbitrarias, 248 casos de tortura documentada y comprobada, y la desaparición forzada de dos personas, delitos que, asegura, permanecen en la impunidad.

Arturo Peimbert, titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, aseguró que estos ataques constituyeron “una ecuación comprobada aplicada por Ulises Ruiz, en la que se utilizaron fuerzas parapoliciales para colaborar y hacer el trabajo sucio de las fuerzas de seguridad de los tres órdenes de gobierno y es el primer caso en que se comprueba la participación en estas acciones de miembros del crimen organizado, específicamente Los Zetas, a partir de los testimonios de las víctimas”.