Esta mañana, durante una exposición de fotos en Ankara, Turquía, un hombre asesinó a balazos al embajador de Rusia, Andrei Karlov.

Justo en el momento en que Karlov se encontraba dando su discurso en el país árabe, un hombre alto, vestido con traje oscuro, camisa blanca y una corbata negra, como si fuera un escolta, disparó en repetidas ocasiones al embajador, para luego exclamar:

“¡No se olviden de Aleppo, no se olviden de Siria. A menos que nosotros estemos todos seguros, ustedes tampoco sentirán seguridad. ¡Vuelvan, vuelvan! Todos aquellos que comparen esta opresión y tortura pagarán por ello. Solo la muerte me llevará de aquí. “Alahu Akbar” (Dios es Grande, en árabe).

https://www.youtube.com/watch?v=BjbUY7tvdsU