Foto: captura de pantalla - twitter

La Cámara de Diputados aprobó con 294 votos en lo general y los artículos reservados el dictamen por la que se reforman diversas disposiciones sobre la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) con el voto en contra de PRI, PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo.

En tribuna la diputada del Partido del Trabajo, Ilda Elisa González Morales, cuyo partido presentó una moción suspensiva para su discusión pero fue desechada, expuso: “nos pronunciamos en contra porque esto va en detrimento de los trabajadores no votaremos a favor porque estaríamos votando en contra de más de 62 millones de trabajadores. El PT y la OIT se han pronunciado en contra de la privatización de los fondos de pensión debido a que han fracasado y quebrado el ahorro de los trabajadores”.

Al fundamentar el dictamen, la diputada presidenta de la Comisión de Hacienda, Patricia Terrazas (PAN) destacó que a la propuesta de ley enviada por el Ejecutivo federal sobre el tema, en un principio, se le realizaron 22 cambios los cuales beneficiarán a los trabajadores.

La legisladora destacó que en el dictamen resultante y que se encuentra a discusión se pretende flexibilizar las reglas de inversión de los fondos para el retiro de los trabajadores, además de flexibilizar las reglas para que los ciudadanos retiren los ahorros de sus cuentas individuales, entre otras cuestiones.

“Si bien el presiente dictamen no constituye la gran reforma que se necesita en materia de afores (Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro) lo cierto es que representa un avance en temas torales como la apertura de otros instrumentos de inversión”, aseveró Terrazas.

Los aspectos a valorara de esta reforma a la Ley del Sistema para el Retiro son:

Se cambia la figura de las sociedades de inversión por la de fondos de inversión por lo que conlleva a una simplificación en la operación y carga corporativa para las Afores.

Se permite la adquisición de nuevos valores para empresas privadas y nuevas operaciones financieras.

Se permite que el régimen de inversión evolucione en función de las condiciones vigentes y perspectivas de los mercados financieros.

Los trabajadores podrán retirar y realizar depósitos en su subcuenta de ahorro para el retiro cuando lo deseen, se eliminan las restricciones para retirar fondos.

Los trabajadores podrán traspasar su cuenta de ahorro de una administradora a otra en el mismo año.

Se aplicará una comisión sobre la administración de las cuentas de ahorro de los trabajadores basados en dos factores: el saldo y sobre los rendimientos. En la actualidad las comisiones se cobran con base en el saldo administrado.