Trabajan en la UNAM con técnicas de restauración y rehidratación para identificación humana.

En la Universidad Nacional Autónoma de México se aplican técnicas de restauración y rehidratación para identificación humana, con este proceso piezas momificadas regresan a su estado original y así se pueden obtener huellas dactilares, rasgos faciales, tatuajes, lesiones y cicatrices.

“Si yo por ejemplo, encuentro un cuerpo que esta momificado, que está en malas condiciones y le aplico una técnica de restauración y de rehidratación, puedo lograr tener huellas dactilares”, explicó  Diego Pineda Martínez, jefe del Departamento de Innovación en Material Biológico Humano de la Facultad de Medicina.

Para ese proceso se utilizan sustancias como como agua, agua destilada, sodio y glicerina, y se trabaja principalmente con fines didácticos y de investigación forense en la restauración y rehidratación de piezas anatómicas humanas deterioradas por el tiempo, condiciones ambientales, manipulación o malas técnicas de preservación.

Cuando daban tratamiento a las piezas, se percataron de que había sustancias que re hidratan la piel y los órganos; investigaron a fondo y pensaron en utilizarlas para la identificación forense, pues con este proceso los cuerpos momificados regresan a su estado original y así se pueden obtener huellas dactilares, rasgos faciales, tatuajes, lesiones y cicatrices.